Federación de Enseñanza de CCOO de Cantabria | 22 julio 2024.

La FECCOO de Cantabria en el 1.º de mayo: ¡A por las movilizaciones en los sectores educativos!

    26/04/2024.
    Primero mayo 2024

    Primero mayo 2024

    Los motivos para luchar cada primero de mayo son inmensos. Como en el resto del país, en los sectores de los trabajadores que en Cantabria se organizan en torno a la Federación de Enseñanza de CCOO es urgente tener puestos de trabajo estables y con buenas condiciones. Igualmente, palpita entre los trabajadores y trabajadoras de estos sectores el ánimo de poder vivir en una sociedad en la que nuestros derechos no sean entendidos como bienes de mercado, sujetos a los intereses particulares.

    Pero estamos en un momento en el que la clase trabajadora debe ser consciente de que las reivindicaciones concretas que tanto deseamos solo pueden conseguirse a través de la movilización. Y precisamente eso es lo que estamos viviendo en nuestras propias carnes:

    El sector de la discapacidad está actualmente movilizándose en todo el país para conseguir, en un primer momento, el desbloqueo de las negociaciones del convenio, en el que uno de los objetivos mínimos es garantizar que no se absorban los complementos, de tal manera que las subidas en el SMI se reflejen efectivamente en la nómina.

    En universidad, una de las principales peleas está en la desigualdad salarial entre los diferentes colectivos docentes, a pesar de que realizan funciones similares. Esta situación tuvo como ejemplo la lucha victoriosa de los ayudantes doctores organizados en CCOO para conseguir durante el curso pasado que se les abonaran los quinquenios y sexenios.

    En enseñanza concertada y privada, las principales reivindicaciones de los y las trabajadoras van ligadas a la equiparación de condiciones con las de enseñanza pública, buscando aumentos salariales y la disminución de las 25 horas lectivas (tanto en primaria como en secundaria), así como la creación de una mesa de negociación tripartita (con sindicatos, patronales y consejería) de carácter estable. Es necesario, además, garantizar una mayor fortaleza de las posiciones sindicales de clase, pues en las actuales condiciones es difícil garantizar que se cumpla siquiera con los acuerdos firmados. 

    Es de vital importancia que, en la medida en la que a corto plazo siga existiendo la concertada, el dinero no se dirija a los dueños de los centros educativos, sino a las plantillas de trabajadores y a los y las estudiantes; con la perspectiva de que, en realidad, las subvenciones a empresas a través de conciertos son negativas para el conjunto del alumnado y de la clase trabajadora, especialmente si se tiene en cuenta que las mismas  condiciones de trabajo en la concertada son claramente peores que en la pública. A fin de cuentas, la privatización es un problema para el conjunto de la clase trabajadora, ya sea mediante conciertos, ya sea mediante subvenciones y contratación de servicios a empresas, como es cada vez más habitual en sectores como la atención a familias o en la atención a menores; áreas en las que los trabajadores y trabajadoras deben luchar a diario contra sus empresarios por tener jornadas más regulares, ratios de usuarios asumibles y facilidades para la conciliación.

    En la enseñanza pública no universitaria también están al orden del día las reivindicaciones salariales y de reducción de jornada lectiva, además de una disminución de ratios, que exigen de la mayor unidad posible en los centros educativos para alcanzarlas.

    La misma situación vivimos en los diferentes tipos de academias, independientemente del convenio por el que se rijan (enseñanza no reglada y escuelas de estética, música, oficios artísticos…): las principales luchas van en la línea de aumentar salarios, así como de acabar con la parcialidad y con los fraudes en la contratación. En este mismo sentido, los trabajadores y  trabajadoras del ocio educativo y tiempo libre sufren la parcialidad, las jornadas irregulares, la imposibilidad de conciliación, los bajos salarios y la falta de descanso semanal.

    Otra manifestación de las abusivas cargas de trabajo es la que se vive en el sector de atención a mujeres o en las autoescuelas, donde la falta de personal supone enormes dificultades para las plantillas.

    En resumen, el marco general de los sectores educativos está atravesado por los mismos conflictos, aunque se manifieste de manera diferente en cada ámbito: en todos urge aumentar salarios, reducir las jornadas y las cargas de trabajo y revertir las privatizaciones. Frente a los intentos de las diferentes organizaciones empresariales que buscan un modelo laboral basado en la llamada “flexiseguridad”, es decir, en disolver las relaciones laborales para que la clase trabajadora tenga contratos cada vez más precarios, por menos horas y menos salarios; la Federación de Enseñanza de CCOO en Cantabria anima a levantar las banderas de la unidad entre los trabajadores y trabajadoras de los diferentes sectores laborales para conseguir aumentos salariales y menores jornadas ligadas a una menor carga de trabajo y, por supuesto, caminando hacia una sociedad en la que los servicios públicos no estén gestionados por quienes tienen intereses particulares diferentes de los de la mayoría de la sociedad. Y el único camino para ello es la organización y la movilización.

     

    ¡Trabajador, trabajadora, este primero de mayo organízate con los tuyos! 

    ¡A por las movilizaciones en los sectores educativos!

     

     Descarga el comunicado

    blanco